La inclusión de las cuotas de IVA soportadas en la autoliquidación correspondiente a un período de liquidación constituye un derecho y no una opción, lo cual permite al sujeto pasivo modificar el importe de las cuotas del impuesto consignadas inicialmente. 

Deducción de cuotas soportadas en el IVA 

Una entidad con un capital íntegramente participado por un ayuntamiento y dedicada a la gestión de servicios municipal, se financia mediante aportaciones presupuestarias o subvenciones procedentes del ayuntamiento. Como consecuencia de que no han venido incluyendo las cuotas de IVA soportado en la adquisición de bienes y servicios necesarios para la prestación de determinados servicios públicos, por considerar que no estaba sujeta al IVA, pretenden ejercitar el derecho a la deducción de las cuotas del IVA soportadas. Para ello, se solicita la rectificación de las autoliquidaciones presentadas y la devolución de ingresos indebidos, solicitud que es denegada por la Administración tributaria. 

Iniciada controversia entre las partes, ante el TEAC se plantea si una vez finalizado el plazo para la presentación de la correspondiente autoliquidación es posible modificar las cuotas inicialmente declaradas mediante una solicitud de rectificación de la autoliquidación originaria. 

El TEAC centra la cuestión en determinar si la inclusión de las cuotas del IVA soportadas en la autoliquidación constituye una opción, en el sentido de que puede optar por ejercer el derecho a du deducción en el periodo en el que soportaron las cuotas o en otros posteriores. 

A efectos de determinar si se trata de un supuesto calificable como opción tributaria, el Tribunal Supremo (TS 23-2-23, EDJ 520827; TS 23-2-23, EDJ 520879) ha delimitado las opciones tributarias, exigiendo la concurrencia de dos elementos: objetivo (la norma tributaria da una alternativa de elección entre regímenes jurídicos tributarios diferentes y excluyentes) y volitivo (se trate de un acto libre, voluntario que sea reflejado en la declaración o autoliquidación). Por tanto, no puede considerarse que se trata de una opción tributaria cuando el contribuyente ejercite un derecho autónomo, recogido en la norma jurídica y sin alternativas regulatorias diferentes y excluyentes. 

Con base en lo anterior, y teniendo en cuenta que la normativa recoge que los sujetos pasivos pueden deducir las cuotas del impuesto devengadas y el periodo en el que puede ejercitarse el derecho (LIVA art.99.Tres), no puede entenderse como un supuesto de opción, al no recogerse ninguna alternativa, sino de un derecho del contribuyente, que le permite elegir el importe de las cuotas del IVA soportadas que van a ser deducidas, incluso mediante autoliquidaciones extemporáneas, siempre teniendo en cuenta el periodo límite de cuatro años y cumpliéndose las formalidades exigidos. 

En consecuencia, el TEAC modifica su criterio manteniendo que la modificación de la deducción inicial realizada con las autoliquidaciones complementarias no supone el ejercicio de una opción tributaria, sino el ejercicio del derecho a deducir el IVA soportado.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebre