Cuando el empleador reclama la devolución de determinadas cantidades salariales a un trabajador, por haberse percibido indebidamente, estas cantidades deben ser devueltas por el importe bruto. Si el trabajador no devuelve a la empresa los salarios indebidamente percibidos en su cuantía bruta, la empresa, que retuvo y realizó el ingreso a cuenta del trabajador, no tendría la posibilidad de recuperar ese ingreso a cuenta y lo perdería irremediablemente.

¿Deben devolverse cantidades brutas o netas?

Un trabajador percibió una retribución salarial indebida, siendo el objeto de controversia si debe devolver las cantidades netas recibidas de la empresa, sin incluir las cantidades retenidas e ingresadas en la Agencia Tributaria por cuenta del trabajador o la cantidad debida en bruto.

La devolución del salario indebidamente percibido por el trabajador tiene que ser en su cuantía bruta y no en la neta porque el trabajador es el obligado tributario sobre esa cuantía bruta, estando obligado a ingresar en la Administración tributaria lo que legalmente le corresponda.

Por su parte, la entidad empleadora está legalmente obligada a practicar retención e ingreso a cuenta, en concepto de pago a cuenta del IRPF correspondiente al trabajador perceptor. Pero puesto que el obligado tributario es el trabajador, la entidad empleadora se limita a retener y hacer un ingreso a cuenta del Impuesto que corresponde al trabajador. Aunque se trata de una obligación autónoma e independiente de la entidad empleadora, esta lo hace en nombre del trabajador, quien, en el momento de realizar su declaración del Impuesto, se deduce lo ya retenido e ingresado en su nombre en la Hacienda Pública.

Si el ingreso en el Tesoro Público de la retención es indebido, la Administración tributaria lo ha de devolver al obligado tributario, que es el trabajador, sin que la Administración tributaria pueda devolverlas a la entidad empleadora, que se limitó a retener y a hacer un pago a cuenta del Impuesto correspondiente al trabajador.

Por ello, si el trabajador no devuelve a la empresa los salarios indebidamente percibidos en su cuantía bruta, la empresa, que retuvo y realizó el ingreso a cuenta del trabajador, no tendría la posibilidad de recuperar ese ingreso a cuenta y lo perdería irremediablemente.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre