Lo determinante para entender si las dietas están o no excluidas de la base de cotización no es la modalidad contractual utilizada, sino que el abono de las cantidades satisfechas por comidas y pernoctación se produzca a causa del desplazamiento a una localidad distinta del lugar de trabajo habitual.

Dietas excluidas de cotización

La TGSS interpone recurso de casación contra la Sentencia que anuló una resolución que confirmaba un acta de liquidación de cuotas girada por la ITSS. La cuestión que se plantea consiste en determinar si están o no excluidas de cotización las cantidades abonadas por gastos de desplazamiento y manutención  abonadas a trabajadores contratados para la realización de obras y servicios consistentes en la reparación y mantenimiento de las vías ferroviarias.  La empresa considera que no debieron incluirse al tratarse de dietas y por tanto retribuciones extrasalariales

Para resolver la cuestión, el TS declara lo siguiente:

a) La  base de cotización se forma con la remuneración, en metálico o en especie, que con carácter mensual tenga derecho a percibir el trabajado, o la que efectivamente perciba de ser ésta superior, por razón del trabajo que realice por cuenta ajena. Excluye de base de cotización tanto las asignaciones para gastos de locomoción del trabajador que se desplace fuera de su centro habitual de trabajo para realizar el mismo en lugar distinto y los gastos normales de manutención y estancia (LGSS art.147; ET art.26). Asimismo, la jurisprudencia del TS considera que el concepto de dieta lleva implícito el de desplazamiento temporal del lugar habitual de trabajo a otro distinto y obedece a un carácter indemnizatorio, que es lo que convierte a la dieta y a los gastos de locomoción en percepciones de carácter extrasalarial.

b) Es el desplazamiento desde el centro de trabajo a un lugar donde temporalmente se prestan los servicios lo que determina que las cantidades percibidas para manutención y alojamiento tengan la consideración de dietas excluidas de la base de cotización.

c) Respecto a los contratos de obras y de servicios, el TS ha declarado que cuando la empresa contrata trabajadores para la realización de una obra determinada que se encuentra fuera de su domicilio habitual las cantidades que los mismos perciben por manutención, alojamiento y traslado al lugar de trabajo tienen la consideración de salario y, por ello, no están excluidas de la base de cotización puesto que su domicilio durante la obra es el del lugar donde la misma se lleva a cabo (TS 11-12-11, rec 4168/2009). Con relación a los trabajos móviles o itinerantes, ha declarado que no puede incluirse como dieta el desplazamiento del domicilio al centro de trabajo por no coincidir el domicilio con el lugar del centro de trabajo (TS 20 de octubre, rec. 1735/2020). E igualmente ha declarado que el concepto de dieta es incompatible con el contrato temporal o para servicio determinado, en los que el desplazamiento que puede existir no origina derecho a dietas al tratarse de empleados contratados desde el inicio para ejecutar sus trabajos en una obra o en varias en el que el lugar de trabajo el de la obra para la que se le ha contratado.

A la vista de lo anterior,  el TS declara que la incompatibilidad entre la dieta y los contratos para la realización de obras y servicios no depende de la naturaleza del contrato y sí de que estos se desplacen desde el lugar donde desarrollan habitualmente su actividad laboral a otro distinto para realizar la obra o prestar el servicio. Tampoco se considera que lo determinante sea el desplazamiento fuera de su domicilio habitual. En el supuesto enjuiciado se prueba la existencia de desplazamientos por parte de los trabajadores y que estos tenían asignado un centro de trabajo habitual de referencia, que coincidía con una concreta base de mantenimiento, desde la cual, en caso de incidencia, debían desplazarse a un concreto punto kilométrico del trazado.

A la vista de estas circunstancias, el TS concluye que los gastos de manutención y alojamiento generados por estos desplazamientos temporales realizados por los trabajadores desde la base operacional asignada, que hace las veces de un centro de trabajo habitual, a otras localidades para realizar obras de mantenimiento concretas y determinadas deben considerarse como dietas excluidas de la base de cotización.

Por tanto, a los efectos de dar respuesta a la cuestión de interés casacional planteada declara que lo determinante para entender si las dietas están excluidas de la base de cotización, no es tanto la modalidad contractual de que se trate, como el hecho de que las cantidades satisfechas por comidas y pernoctación se produzca en los casos en los que la actividad laboral por cuenta ajena implica el desplazamiento del trabajador a una localidad o ubicación distinta del centro o lugar de trabajo habitual.

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebre