Descubre el esquema del Plan de Igualdad, que incluye las reglas interpretativas esenciales para la comisión negociadora. Este enfoque es fundamental para garantizar la equidad y la inclusión en el ámbito laboral, asegurando que todas las partes involucradas comprendan y cumplan con las normativas establecidas para promover la igualdad de oportunidades y condiciones laborales justas para todos los empleados.

1 Si el PI se aprueba en concordancia con lo previsto en Convenio Sectorial es precisa negociación colectiva; si el PI está en el Convenio de la propia empresa, cabe que una Comisión se encargue de su desarrollo y aplicación. TS 11-3-14, rec. 77/2013.
2 En empresas obligadas a disponer de PIE es imperativo negociar el Plan de Igualdad con arreglo a las normas del ET que regulan la negociación colectiva. TS 8-5-17, rec. 85/2016;

TS 12-7-23, rec. 136/2021.

3 La Comisión Negociadora del PI debe constituirse por acuerdo entra la empresa y los representantes legales de los trabajadores, sin que pueda ser sustituida por una comisión «ad hoc».

Tampoco se ha admitido la negociación a través de las comisiones de seguimiento.

TS 14 -2-17, rec. 104/2016;

TS 26-1-20, rec 50/2020;

TS 5-4-2022, rec 99/2020.

TS 25-5-21, rec 186/2019.

4 Las dificultades para pactar el Plan no justifican su aprobación al margen del cauce previsto; es posible acudir tanto a los medios judiciales cuanto extrajudiciales de solución del conflicto para exigir que se negocie de buena fe. TS 9-5-17, rec 85/2016;

TS 13-9-18, rec. 213/2017.

5 Solo de manera muy excepcional (bloqueo negocial reiterado e imputable a la contraparte, negativa a negociar, ausencia de órganos representativos) podría aceptarse que la empresa estableciera un Plan de Igualdad obviando las referidas exigencias, pero entendido como provisional. TS 13-9-18, rec. 213/2017;

TS 25-5-21, rec. 186/2019.

TS 26-1-21, rec. 50/2020.

6 Es válido un plan de igualdad realizado sin la intervención de los sindicatos más representativos, cuando la inexistencia de la comisión negociadora se produce por causas ajenas a la voluntad de la empresa que ha tratado reiteradamente de que fuera constituida. Se trata de una situación excepcional en la que existe un bloqueo negocial por la parte laboral que crea perjuicios e indefensión a la empresa sin que exista motivo o justificación alguna (ver nº 3)

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre