El TSJ Cantabria declara que tiene la consideración de AT en itinere el accidente de tráfico sufrido por un trabajador con jornada partida que regresa al trabajo tras ir a un supermercado a comprar y comer a la salida del trabajo por la mañana. El TSJ señala que  de realizarse una interpretación acorde con los criterios de normalidad en la conexión entre el desplazamiento y el trabajo.

Interpretación elementos del AT

Un controlador del servicio de aparcamiento municipal que tiene jornada partida va a un supermercado a comprar y comer a la salida del trabajo por la mañana. Al regresar a su trabajo y cerca de este tiene un accidente de tráfico por el que causa IT, que se califica de accidente no laboral.

Plantea demanda contra el INSS, la TGSS, la mutua y la empresa sobre determinación de contingencia, que el JS desestima. Por lo que interpone recurso de suplicación.

El TS analiza las reglas que establece para delimitar la noción de accidente de trabajo in itinere: Por un lado, han de concurrir los elementos teleológico (finalidad principal del viaje determinada por el trabajo), geográfico (accidente que se produce en el trayecto normal y habitual para desplazarse desde el domicilio al trabajo o viceversa), cronológico (recorrido no alterado por desviaciones anómalas por motivos personales de tal índole que rompan el nexo causal con la ida o la vuelta del trabajo) e idoneidad del medio (desplazamiento realizado con un medio normal de transporte) (TS 14-2-17, EDJ 15517). Por otro lado, para valorar si concurren esos elementos, ha de tomarse como guía una pauta flexibilizadora consistente en que no se produce la ruptura del nexo causal cuando la conducta del trabajador en su desplazamiento al ir o volver al trabajo responde a patrones usuales de comportamiento (TS 26-12-13, EDJ 271702; 17-4-18, EDJ 57857).

La Sala entiende que concurren todos los elementos, si bien la duda se centra en el elemento cronológico, respecto al que ha de tenerse en cuenta:

1.Que el trabajador no fue a comer a su domicilio, pero sí a un lugar más cercano a su trabajo. Y, aunque mayoritariamente la jurisprudencia se refiere al domicilio del trabajador como punto de origen y destino del recorrido, eso es por ser el más generalizado. El desvío no es relevante: el accidente se produce de vuelta al trabajo y a escasos metros de este, por una vía por la que tenía que haber pasado de haber comido al mediodía en su casa.

2.Los precedentes flexibilizadores del propio TS, que afirma que: la causalidad no se rompe si la conducta normal del trabajador responde a patrones usuales de convivencia o comportamiento del común de las gentes (TS 21-5-84, EDJ ; 17-12-97, EDJ 21295); una gestión intermedia razonable no excluye la cualidad de accidente de trabajo (TS 14-2-17, EDJ 15517); han de admitirse ampliaciones en la protección atendiendo a criterios de normalidad en la conexión entre el desplazamiento y el trabajo (TS 26-12-13, EDJ 271702).

El TS realiza una interpretación acorde con los criterios de normalidad y considera que tanto el lugar del siniestro como la finalidad del desplazamiento se ajusta a los mismos y no supone una ruptura del nexo entre trayecto y el trabajo.

Estima el recurso y revoca la sentencia de instancia.

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre