El TS reitera doctrina y declara que cuando la pensión de IPT de un mayor de 55 años sea reconocida por sentencia judicial, el incremento del 20% no es automático y debe retrotraerse a los  3 meses anteriores a la solicitud y no desde el cumplimiento de los 55 años.

Incremento de la pensión de incapacidad permanente total de mayores de 55 años

El trabajador, mayor de 55 años y afectado de diversas dolencias, solicita al INSS pensión de incapacidad permanente, que finalmente es reconocido judicialmente en el grado de total (55% de la base reguladora), aunque sin reconocer su modalidad cualificada (75% de la base reguladora) ya que esta no había sido solicitada.

Disconforme con el porcentaje vuelve a formular reclamación previa al INSS solicitando que se le reconozca el porcentaje del 20% de la IPT cualificada desde el cumplimiento de los 55 años. Al desestimarse la solicitud, interpone demanda de Seguridad Social que es desestimada en todas las instancias. Plantea recurso de casación para la unificación de doctrina.

La cuestión debatida consiste en determinar si el incremento del 20% de la IPT cualificada por razón de edad debe retrotraer su reconocimiento a los tres meses anteriores a la solicitud o al momento en el que el demandante cumplió 55 años, en un supuesto en el que en el momento de dictarse la sentencia que reconoció la incapacidad ya se había cumplido dicha edad.

La sala resuelve la cuestión controvertida acudiendo a su doctrina anterior (TS 12-3-07, EDJ 23377; 9-10-08, EDJ 222483; 25-9-09, EDJ 166004) y establece lo siguiente:

  1. La regulación del complemento establece que para obtener el incremento del 20% no solo es necesario tener una determinada edad sino también a la concurrencia de otras circunstancias que den lugar a presumir la dificultad del interesado para obtener otro empleo en actividad distinta de aquella para la que fue declarado incapaz. Asimismo, señala que la ley no establece que el reconocimiento del incremento de la prestación deba ser automático.
  2. El incremento del 20% se configura como un complemento de la IPT, con autonomía en su tratamiento. Esto supone que su régimen jurídicosea el propio de una prestación por lo que en algunos aspectos se aplican las normas aplicables a una auténtica prestación de la Seguridad Social. Al ser un complemento de naturaleza prestacional, se le aplica el mismo régimen jurídico de la prescripción. Esto supone que los efectos del reconocimiento de este se retrotraen a los tres meses anteriores a la fecha de la solicitud como ha sostenido en ISS en e el supuesto enjuiciado.
  3. No se aplica la doctrina de la sala según la cual no existe incongruencia judicialcuando en supuesto de reconocimiento de IPT para un trabajador mayor de 55 años, el órgano judicial reconoce el complemento del 20% en la pensión, aunque no haya sido solicitado expresamente, si concurren las circunstancias necesarias. Se trata de un supuesto distinto, ya que en el supuesto enjuiciado el órgano judicial no lo ha concedido y el trabajador lo ha solicitado con posterioridad, por lo que los efectos se limitan a los tres meses anteriores a la solicitud.

Por todo ello, se desestima el recurso planteado y se confirma la sentencia recurrida.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre