El TS analiza la cuestión relativa a la determinar cuándo se considera que existe cónyuge a cargo, lo que determina que, a afectos de acceder a la pensión jubilación anticipada por cese voluntario en el trabajo, el importe de la pensión deba superar la pensión mínima establecida para un titular con 65 años con cónyuge a cargo.

Pensión mínima con cónyuge a cargo

El INSS deniega la pensión de jubilación anticipada voluntaria a un trabajador que la solicita a los 63 años de edad. Argumenta que no reúne el requisito de que la cuantía resultante (689,32 euros) sea superior a la pensión mínima de jubilación para pensionistas con 65 años con cónyuge a cargo establecida para ese año (835,80 €/mes). El solicitante reclama alegando que su cónyuge no está a su cargo porque percibe un subsidio de desempleo para mayores de 52 años de 5.164 euros/año, por lo que la pensión mínima que debe alcanzar es la correspondiente a pensionistas con 65 años sin cónyuge a cargo (677,40 euros/mes), requisito que sí cumple.

Desestimada la reclamación previa, el trabajador presenta demanda que es estimada tanto en instancia como en suplicación por considerar los tribunales que el solicitante no tiene cónyuge a cargo.

El INSS y la TGSS recurren en casación para la unificación de doctrina planteando la cuestión relativa a determinar cuál es la cuantía de la pensión mínima que debe superar el importe de la pensión de jubilación anticipada: la superior correspondiente a la pensión mínima con cónyuge a cargo o la prevista cuando no hay cónyuge a cargo.

El TS analiza la situación jurídica del cónyuge a cargo según la normativa que regula los complementos por mínimos, que se recoge, con redacción invariable, en las sucesivas Leyes de Presupuestos Generales del Estado (LPG). Identifica dos requisitos esenciales para establecer la dependencia económica que justificaría el reconocimiento de un cónyuge a cargo:

  1. Que el cónyuge del titular no sea titular de una pensión a cargo de un régimen básico de previsión social: este requisito se cumple en el caso analizado porque el subsidio por desempleo no es una pensión propiamente dicha, sino un subsidio asistencial.
  2. Que los rendimientos por cualquier naturaleza del pensionista y de su cónyuge sean inferiores a una cuantía que, para el año de solicitud, se cifra en 8.342,65 euros anuales. También reúne este requisito porque la esposa del solicitante solo percibía el subsidio de desempleo en cuantía de 5.234 euros anuales y el solicitante de la pensión no tenía otros rendimientos que sumar. Aclara el TS que, contrariamente a lo que resolvieron los tribunales de instancia y de suplicación, no se debe sumar la hipotética pensión de jubilación anticipada que percibiría el demandante.

En consecuencia, dado que se reúnen los dos requisitos que determinan la existencia de dependencia económica, el importe mínimo que debe alcanzar la pensión de jubilación anticipada solicitada es la correspondiente a un pensionista con cónyuge a cargo,  que es superior a la causada.

Por ello, el TS estima el recurso de casación para la unificación de doctrina presentada por la TGSS y el INSS y deniega la pensión de jubilación anticipada por cese voluntario en el trabajo.

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebre