Libertad de expresión: Jurisprudencia

No vulnera el derecho

Si vulnera el derecho

– un comportamiento negligente e irresponsable del trabajador al transmitir como hechos verdaderos simples rumores carentes de toda constatación o meras invenciones o insinuaciones (TCo 4/1996).

– se realiza una acusación falsa al empresario sobre la realización de actos de acoso laboral, dando publicidad a dichas imputaciones en la prensa aprovechando el interés que suscita la condición de cargo público de elección popular del empresario (TSJ Islas Baleares 7-4-06, EDJ 84172).

– se remite por dos ocasiones una carta a la dirección de la empresa denunciando lo que considera son ilegales y peligrosas actuaciones empresariales en relación con el medio ambiente, e imputando a la dirección mentiras, manipulaciones, tergiversaciones y engaños varios (TSJ Asturias 8-10-10, EDJ 238991);

– se difunde públicamente una información alarmista sobre deficiencias de seguridad en el proceso productivo de una fábrica de explosivos sin constatación previa de los hechos, causando grave perjuicio para la empresa (TCo 126/2003).

-una trabajadora dirige una denuncia a la Administración contra su empresa basada en hechos falsos y con la intención de desacreditarla (TSJ Extremadura 11-2-10, EDJ 32204).

– la prohibición de  guardar secreto profesional respecto de todas las informaciones que se conozcan con motivo del desempeño de su actividad laboral, impidiendo su difusión a terceros o en redes sociales por el grave perjuicio que puede suponer para el normal desarrollo de la actividad empresarial (AN 31-3-21, EDJ 530849).

 

– la actuación de un sindicalista sancionado como autor de un delito de injurias, en atención a la valoración de la conducta enjuiciada, por su contenido, por la finalidad a la que se orienta o los medios empleados y, en concreto (TCo 185/2003);

– las manifestaciones de un jugador de fútbol tachadas de ofensivas por el Club al que pertenecía en atención a la peculiar naturaleza de su trabajo, la repercusión pública que alcanzan las figuras de los deportistas profesionales y su interés para los numerosos aficionados al deporte (TCo 6/1995);

– la sanción a un empleado de banca por considerar que en las circunstancias en que hizo determinadas manifestaciones tachadas de injuriosas por su patrono no habían traspasado los límites de la libertad de expresión, en concreto teniendo en cuenta el lugar o específico contexto en el que se expresaron, la condición o cualidad con que se emitieron y finalmente la forma o medio de manifestarlas (TCo 2​0/​2002).

– la sanción por falta de disciplina en el trabajo a un trabajador por promover y firmar un escrito colectivo criticando a la empresa de atención a mayores pues supone asumir un concepto de la disciplina en el ámbito laboral no compatible con el respeto a los derechos fundamentales de los trabajadores. El escrito se refiere a cuestiones relativas al desarrollo de las relaciones laborales, en aspectos que los autores del mismo consideran criticables; críticas que se dirigen contra la dirección del establecimiento a la que atribuyen la responsabilidad de los hechos denunciados (TCo 181/2006);

– la actuación de un trabajador despedido por manifestar su desaprobación, disconformidad y crítica, en el ámbito interno de la empresa, con problemáticas laborales. Estas manifestaciones guardaban relación con sus intereses laborales y ni entrañaron una ofensa grave para la empleadora, ni eran vejatorias para sus gestores o trabajadores, aun cuando pudieran considerarse improcedentes (TCo 106/2006);

– el despido que se basa en las críticas proferidas al presidente de la empresa en relación con la gestión social (TCo 20/2002)

-el despido de un profesor por  asistir sin permiso junto con otros profesores, a una reunión de padres de alumnos en un local ajeno al colegio y divulgar la conflictividad laboral del centro, criticándola (TCo 227/2006).