La existencia de una pareja de hecho sólo puede acreditarse, a efectos del reconocimiento del derecho a la pensión de viudedad, mediante la inscripción en un registro específico autonómico o municipal del lugar de residencia o mediante un documento público y ambos deben ser anteriores, al menos, en 2 años al fallecimiento del causante.

Medios de prueba de la existencia de pareja de hecho

La cuestión que se plantea en el presente recurso de casación consiste en determinar si es posible acreditar la existencia de una pareja de hecho, en aras a generar un derecho a la pensión de viudedad, mediante otros medios distintos a los legalmente previstos, o si, por el contrario, son exclusivamente los previstos en la ley.

La sentencia recurrida confirma la decisión de instancia que denegó la pensión de viudedad a la pareja de hecho supérstite por la falta de ese requisito formal, afirmando que la efectiva acreditación de la convivencia desde 1965, unida a la existencia de hijos comunes y la adquisición conjunta de una vivienda, no son suficientes para el reconocimiento del derecho a la pensión por no ser medios adecuados para acreditar la existencia de la pareja de hecho.

Aunque se trata de un asunto referido al régimen de clases pasivas, la identidad del tratamiento de esta cuestión en la LGSS art.174.3, hace especialmente relevante este pronunciamiento de la Sala III del Tribunal Supremo. Y es que, aunque no hay una exigencia legal que obligue a un orden jurisdiccional a seguir la jurisprudencia de otro orden jurisdiccional distinto, no parece justificado que ante regulaciones idénticas de situaciones idénticas se llegue a soluciones distintas, sin que concurran elementos que lo justifiquen.

Entiende el TS que debe ser aplicada su doctrina general, según la cual la prueba de la existencia de una pareja de hecho solamente puede acreditarse con los medios señalados en la Ley, es decir mediante la inscripción en un registro específico autonómico o municipal del lugar de residencia o mediante un documento público y ambos deben ser anteriores, al menos, en 2 años al fallecimiento del causante.

Por otra parte, ya quedó acreditada la constitucionalidad de la LGSS art.174.3, idéntico en su redacción a la previsión contenida en la Ley de Clases pasivas analizada. Para ello se argumentó que la pensión de viudedad que la norma establece no es en favor de todas las parejas de hecho, con convivencia acreditada, sino en beneficio exclusivo de las parejas constituidas en la forma legalmente establecida. Esto no supone una vulneración del derecho a la igualdad ante la ley, ya que la norma responde a una justificación objetiva y razonable. Se trata de proporcionar seguridad jurídica en el reconocimiento de pensiones y de coordinar internamente el sistema prestacional de la Seguridad Social, evitando la concurrencia de títulos de reclamación que den lugar a un doble devengo de la pensión.

Y es que, en los casos de separación o divorcio, se reconoce el derecho a la pensión de viudedad a favor de quien sea o haya sido cónyuge legítimo siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho. De ahí la importancia de la acreditación de esta última circunstancia para evitar que pueda generarse doblemente el derecho a pensión de personas distintas debido a la no extinción del vínculo matrimonial.

NOTA. Las sentencias del TS 28-5-2020, EDJ 570836, y 7-4-2021, EDJ 528683, parecen fijar una doctrina no coincidente a los efectos de concretar los medios de prueba válidos para acreditar la existencia de la pareja de hecho, pero la diferente solución se explica a la luz de las circunstancias concurrentes que particularizan los asuntos resueltos.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre