A efectos fiscales, la jubilación activa no impide que el trabajador puede ser considerado como persona empleada  a jornada completa.

Jubilación activa

Una sociedad limitada unipersonal que tiene como actividad económica principal el arrendamiento de inmuebles, cuenta para ello con una persona empleada con contrato laboral a jornada completa.

La persona empleada, además de realizar este trabajo por cuenta ajena, por el que cotiza en el Régimen General de la Seguridad Social, realiza otro por cuenta propia como empresaria individual, como intermediaria en la compraventa y alquiler de viviendas, cotizando por ello en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Dado que reúne los requisitos para ello, se plantea solicitar la jubilación activa, dejando de realizar la actividad económica individual pero continuando a jornada completa como empleada de la entidad, pudiendo así percibir el 50% de la pensión de jubilación.

Ante las dudas que le plantea esta situación, eleva consulta a la DGT en relación a las siguientes cuestiones:

  1. ¿Cómo influye el hecho de que la única trabajadora con contrato laboral y jornada completa pase a estar en situación de jubilación activa cobrando el 50% de la pensión de jubilación en la calificación como actividad económica de la actividad de arrendamiento de inmuebles y en particular, en relación con el requisito de la persona empleada?
  1. ¿Cómo influye el hecho de que la única trabajadora con contrato laboral y jornada completa pase a estar en situación de jubilación activa cobrando el 50% de la pensión de jubilación en la consideración como sociedad que no tenga por actividad la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario?

La DGT a la vista de lo anterior considera que:

  1. Impuesto sobre Sociedades:
  1. Se define como actividad económica la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y de recursos humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios (LIS art.5.1).
  1. En el caso concreto del arrendamiento de inmuebles, la LIS establece que dicha actividad tiene la condición de económica cuando para su ordenación se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y jornada completa.
  1. De conformidad con lo anterior, el disfrute de la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, es compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena del pensionista, pudiendo realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial.

Por tanto, si la persona empleada continúa realizando su trabajo a jornada completa y en virtud de un contrato calificado como laboral por la normativa laboral vigente, deben entenderse cumplidos los requisitos a efectos de determinar que la sociedad consultante desarrolla la actividad económica de arrendamiento de inmuebles (LIS art.5.1).

  1. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:
  1. Se establecen unos requisitos mínimos para que la actividad de arrendamiento de inmuebles pueda entenderse como una actividad económica a los efectos del IRPF. Estos requisitos inciden en la necesidad de contar con una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.

De conformidad con lo anterior, el disfrute de la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, será compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena del pensionista, pudiendo realizarse el mismo a tiempo completo o a tiempo parcial.

Por tanto, si la persona empleada continúa realizando su trabajo a jornada completa y en virtud de un contrato calificado como laboral por la normativa laboral vigente, los rendimientos derivados del arrendamiento de inmuebles seguirán calificándose como rendimientos de actividades económicas en el IRPF. 

  1. Impuesto sobre el Patrimonio

En relación con este impuesto, se plantea si el cambio en la naturaleza laboral de la única empleada de la entidad, pasando a un régimen de jubilación activa supone que la entidad no tenga por actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario y que por lo tanto, realice una actividad económica.

A este respecto, el Tribunal Supremo declara que la existencia de pensión de jubilación es cuestión ajena a la normativa tributaria por lo que, si concurren los requisitos legales establecidos para el beneficio tributario, la percepción de aquella no es obstáculo para la procedencia de este (TS 12-3-09; 10-6-09).

Con independencia de la consideración del concepto de actividad económica a que se refiere la Ley del impuesto sobre sociedades (LIS art.5), la calificación como económica de la actividad de una entidad, exclusivamente en lo que respecta a la exención en el IP, viene determinada por la existencia, para la llevanza de la gestión, de una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.

Partiendo de este criterio, la jubilación activa, en principio, no implica que el empleado no pueda dedicar la jornada completa de forma exclusiva a gestionar la actividad de arrendamiento de inmuebles. Por tanto, siempre que se cumplan los requisitos referenciados (LIRPF art.27.2) nada impide que pueda resultar aplicable la exención del IP.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre