La AN declara nula la modificación del plan de incentivos impuesta unilateralmente por la empresa. Dado que la estructura de la retribución variable venía regulada en convenio colectivo estatutario, el procedimiento para su modificación debería haber sido el de inaplicación del convenio previsto en el ET art.82.3, al tratarse de una condición que afecta a la cuantificación del salario. No obsta a esta conclusión la libertad de la empresa para modificar los parámetros en los que fundan sus objetivos.

Modificación del sistema de incentivos

La representación sindical de UGT interpone demanda de conflicto colectivo, a la que se adhieren otras secciones sindicales, por la que solicita que se anule el nuevo sistema de incentivos de la empresa para el año fiscal 2024, así como que se reponga a los trabajadores en el sistema vigente hasta la fecha de la modificación, condenando a las empresas al pago de las diferencias económicas resultantes.

Desde 2017, la estructura de la retribución variable era: un 70% valorado conforme a los objetivos del grupo al que pertenece la empresa (en base a 4 indicadores) y el 30% restante conforme a objetivos individuales pactados entre el trabajador y el responsable directo.

El día 27-9-2023 la empresa remite un correo electrónico a las secciones sindicales en el que informa que, dentro del proceso de armonización del grupo empresarial, se procede a modificar la estructura de la retribución variable. Esta modificación consiste en la eliminación del porcentaje de incentivo conforme a objetivos individuales, resultando así una estructura en la que el 100 % de los objetivos son de grupo con la aplicación de un factor multiplicador individual (entre 0,8 y 1,2 puntos), dependiente del desempeño de cada trabajador.

La parte demandante alega que la decisión empresarial que se impugna constituye una MSCT adoptada obviando los trámites del art. 41.4 del ET y, por tanto, nula. Por el contrario, la empresa demandada defiende su libertad a la hora de fijar la estructura de la retribución variable.

Para resolver la cuestión el TS recuerda su doctrina contenida en la sentencia del TS 7-6-23, EDJ 597062, que no consideró sustancial la modificación introducida en la retribución variable del colectivo afectado por el conflicto, dado que era la propia empresa la que determinaba la retribución variable, de forma unilateral y discrecional, retribución que tampoco tenía carácter consolidable.

De dicha doctrina la Sala entiende que para resolver la cuestión debe acudirse a la concreta fuente del contrato de trabajo en la que se establece la retribución variable para determinar si la empresa tiene facultad de modificar su estructura o si, por el contrario, tal modificación no puede adoptarse sin el consentimiento, o al menos una previa negociación con la representación legal de los trabajadores.

Y, en el caso analizado, la AN constata que la retribución variable del colectivo afectado por el conflicto se encuentra regulada en el convenio colectivo aplicable al grupo de empresas en el que se prevé:

– la forma de cálculo de dicha retribución por la suma de los dos componentes: objetivos de la empresa (70%) y evaluación global individual (30%);

– la libertad de la empresa, únicamente, en orden a la modificación de los parámetros en los que fundan los objetivos de empresa.

Por tanto, la Sala concluye que la modificación unilateral del plan de incentivos impuesta por la empresa es nula, dado que modifica el contenido de convenio colectivo que regula la estructura de la retribución variable.

Y añade que, para llevar a cabo lícitamente dicha modificación, la empresa debería haber recurrido no al procedimiento de MSCT, tal y como pretende la parte actora, sino que tratándose de una modificación de una condición que afecta a la cuantificación del salario fijada en un convenio colectivo estatutario, el procedimiento para su modificación debería de ser el previsto para la inaplicación de convenio (descuelgue) en el ET art.82.3 en el que la falta de éxito de la negociación se solventa con un laudo (ET art.41.6).

Por ello, estima la demanda interpuesta por los sindicatos estimando íntegramente sus pretensiones.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre