La AN ha declarado que hasta el 3-11-2022, fecha en la que se publicó el procedimiento de valoración de los puestos de trabajo, las empresas no disponían de las herramientas necesarias para la elaboración del registro retributivo. Por tanto, cumplen con sus obligaciones de información en materia salarial cuando facilitan a la representación sindical de los trabajadores información suficiente, sin omisiones o deficiencias. Más cuando esa información sirvió de base para la negociación con éxito del plan de igualdad.

Derecho de información de los representantes sindicales en materia salarial

La actora, que ostenta la condición de coordinadora sindical del grupo empresarial demandado, solicita a la empresa, en el marco de la negociación del plan de igualdad que se está llevando a cabo en enero de 2020, información salarial detallada y desglosada por grupos, niveles profesionales y sexos, así como la entrega del registro retributivo.

Pese a la documentación remitida por la empresa, considera que la información aportada es incompleta por lo que entiende que aquella no ha cumplido su obligación de llevar un registro con los valores medios de los salarios, los complementos salariales y las percepciones extrasalariales de su plantilla, desagregados por sexo y distribuidos por grupos profesionales, categorías profesionales o puestos de trabajo iguales o de igual valor (ET art.28 redacc RDL 6/2019).

Por ello, el 7-3-2023 presenta demanda de tutela del derecho fundamental a la libertad sindical en su vertiente del derecho a la información, al mismo tiempo que reclama una indemnización por daños morales por importe de 7.500 euros.

La AN recuerda en primer lugar que la normativa legal reconoce a los delegados sindicales el derecho a acceder a la misma documentación e información que la empresa ha de poner a disposición del comité de empresa (LOLS art.2.1.d) y, dentro de estas competencias, se encuentra el derecho a recibir, al menos anualmente, información relativa a la aplicación en la empresa del derecho de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, en la que debe incluirse el registro retributivo (ET art.64.3).

Recuerda también que la obligación de llevar un registro retributivo se estableció en el RDL 6/2019, de 1 de marzo, si bien las empresas no han estado dotadas de las herramientas reglamentarias necesarias para abordarlo de una forma completa hasta el 3-11-2022, fecha en la que se publicó en el BOE el procedimiento de valoración de los puestos de trabajo previsto en el RD 902/2020, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres (O PCM/1047/2022).

No obstante lo anterior, en el relato de hechos probados de la sentencia consta acreditado que la empresa facilitó a la representación sindical de los trabajadores datos relativos a los salarios suficientes que sirvieron de base para que concluyese con éxito la negociación del plan de igualdad del grupo de empresas, sin que la actora hubiera alegado de forma concreta que los datos proporcionados adolecieran de omisiones u deficiencias del tal entidad que obstaculizasen su acción sindical.

La Sala no aprecia, por tanto, indicios de vulneración del derecho fundamental a la libertad sindical, por lo que desestima la demanda interpuesta.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre