Se añaden nuevas medidas con la finalidad de mantener la continuidad económica de las empresas, potenciar e incentivar su financiación, y evitar el colapso de los juzgados de lo Mercantil.

Nuevas medidas concursales y societarias para hacer frente al COVID-19

A las medidas adoptadas en el RDL 11/2020, se añaden ahora otras, con una triple finalidad.

  • mantener la continuidad económica de las empresas, profesionales y autónomos que, con anterioridad a la entrada en vigor del estado de alarma, venían cumpliendo regularmente las obligaciones derivadas de un convenio, un acuerdo extrajudicial de pagos o un acuerdo de refinanciación homologado;
  • potenciar e incentivar la financiación de las empresas para atender sus necesidades transitorias de liquidez;
  • evitar el previsible aumento de litigiosidad en relación con la tramitación de concursos de acreedores.

Para cumplir estos objetivos se establecen, entre otras, las siguientes medidas:

  1. Se recupera la figura del reconvenio: durante el año siguiente a la declaración del estado de alarma la empresa o autónomo concursado puede presentar una propuesta de modificación del convenio concursal que esté en período de incumplimiento.
  2. Se aplaza durante un año desde la declaración del estado de alarma el deber del deudor de solicitar la apertura de la fase de liquidación cuando tenga un convenio suscrito con los acreedores que previsiblemente no pueda cumplir, siempre que presente una propuesta de modificación del convenio.
  3. Se permite a los deudores que tuvieran un acuerdo de refinanciación homologado presentar propuesta de modificación o una nueva solicitud sin necesidad de que haya transcurrido el plazo de un año desde la anterior solicitud.
  4. Hasta el 31 de diciembre de 2020:
  • las empresas o autónomos que se encuentren en estado de insolvencia no tendrán la obligación de solicitar la declaración de concurso;
  • los jueces no admitirán a trámite las solicitudes de concurso necesario presentadas desde el estado de alarma.