El Comité de Seguridad y Salud no puede incluir superar un reconocimiento médico exhaustivo como requisito de proceso de promoción interna. Para los trabajadores de la empresa, el reconocimiento médico solo puede ser obligatorio en los supuestos previstos por la normativa de prevención de riesgos laborales ya que su finalidad es proteger su salud y verificar que no tengan su capacidad disminuida, pero, en ningún caso, limitar la promoción interna.

Finalidad del reconocimiento médico

Una de los sindicatos interpone demanda de conflicto colectivo en la que se solicita que se declare nulo un proceso selectivo de promoción interna la cobertura de plazas de carácter fijo de diversas especialidades. Las bases de la convocatoria incluyen como requisito previo de acceso la superación de un reconocimiento médico de carácter exhaustivo adecuado al desempeño de la ocupación y establecen que, en caso de resultar no apto, el candidato será eliminado de la promoción.  La inclusión de este requisito ha sido aprobada por el Comité de Seguridad y Salud Laboral al que el convenio colectivo le atribuye la función de unificar la acción preventiva, entre ellas la de vigilancia de la salud.

Para resolver la cuestión de fondo, la AN recuerda los reconocimientos médicos son voluntarios para el trabajador y que únicamente son obligatorios: a) los necesarios para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores; b) los imprescindibles para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para el mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa; y c) cuando se establezca por una disposición legal en relación con la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad.  Por tanto, la finalidad de estos reconocimientos es impedir que los trabajadores sean empleados en puestos de trabajo que puedan poner en peligro su salud o la de terceros (LPRL art.22 y 25).

En cuanto en el supuesto enjuiciado no se ha producido ninguna de estas situaciones, el Comité de Seguridad y Salud Laboral carecía de competencia para condicionar la promoción interna a la superación de un reconocimiento médico.

Tampoco se puede amparar la inclusión de este requisito en el poder de dirección empresarial (ET art.20) en  lo establecido en el convenio colectivo aplicable, ya que este incluye el requisito de superar un reconocimiento médico al regular la selección externa, pero no cuando trata sobre la promoción interna. Para los trabajadores de la empresa la finalidad de los reconocimientos no puede ser  limitar la promoción interna, sino proteger su salud y verificar que no tengan su capacidad disminuida. Además, en este caso, el mandato del legislador en materia de prevención es adaptar el trabajo a la persona y garantizar la vigilancia periódica de su salud y, en ningún caso, impedir la promoción.

Por todo ello, la AN concluye que el propósito que inspiran los reconocimientos médicos obligatorios establecidos en las convocatorias de promoción interna ni es compatible ni con la legislación de PRL ni con el convenio colectivo aplicable y es una medida injustificada que, además, puede vulnerar el derecho de los trabajadores a su promoción interna. Esto supone la estimación de la demanda.

 

Más información relacionada

Síguenos en LinkedIn


Fuente: Lefebvre