El TS unifica doctrina y declara que la relación entre un repartidor y la empresa Glovo tiene naturaleza laboral. La empresa no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores, sino que realiza una labor de coordinación y organización del servicio productivo.

Riders de GLOVO.¿ Trabajadores por cuenta ajena o TRADE?

El TS resuelve en casación para la unificación de doctrina la cuestión relativa a si la relación existente entre un repartidor y la empresa Glovo es laboral o tiene la condición de trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE).

El recurso lo plantea un repartidor de Glovo después de que el TSJ Madrid negara la existencia de una relación laboral entre las partes (TSJ Madrid 19-9-19, EDJ 703663) mientras que el TSJ Asturias declaró laboral la relación de otro rider con la misma empresa (TSJ Asturias 25-7-19, EDJ 658130). En ambos casos los repartidores suscribieron un contrato de TRADE con GLOVO para la realización de recados, pedidos o microtareas dándose de alta en el RETA. Su actividad se gestionaba a través de la app de la empresa de la que recibían pedidos acordes con la franja horaria y zona geográfica elegidos. Una vez aceptado el pedido, el repartidor debía llevarlo a cabo en la forma exigida por el cliente. El repartidor decidía el momento de inicio y finalización de su jornada y podía rechazar un pedido sin penalización alguna. Los trabajadores realizaban su actividad con la moto y el móvil de su propiedad y estaban permanentemente localizados a través de un GPS. El sistema de retribución consistía en el pago de una cantidad por pedido más otra cantidad por kilometraje y tiempo de espera.

Para el TS, no concurren en el caso las notas que caracterizan un contrato TRADE pero sí las de un contrato laboral. Pese a la teórica libertad de horario, que pudiera parecer contraria a la existencia de un contrato de trabajo, en realidad está condicionada porque los repartidores con mayor puntuación tienen preferencia de acceso a los servicios, y la puntuación se obtiene, entre otros factores, por la realización de servicios en horas de mayor demanda. Además, la empresa penaliza a los repartidores cuando no están operativos en las franjas reservadas, salvo causa justificada. La consecuencia es que los repartidores compiten entre sí por las franjas horarias más productivas.

Además, el TS identifica los siguientes indicios favorables a la existencia de una relación laboral:

  1. La geolocalización por GPS del repartidor mientras realiza su actividad es indicio relevante de dependencia pues permite el control empresarial en tiempo real del desempeño de la prestación.
  2. La empresa no se limita a encomendar un determinado servicio sino que dicta instrucciones de cómo debe realizarse controlando el cumplimiento de las indicaciones a través de la aplicación.
  3. La empresa proporciona una tarjeta de crédito al repartidor para que pueda comprar productos para el usuario.
  4. La empresa abona una compensación económica por el tiempo que el repartidor pasa en el lugar de recogida esperando su pedido.
  5. En el contrato de TRADE celebrado se expresan hasta 13 causas justificativas de resolución del contrato por parte de la empresa alguno de los cuales son trasunto literal de las causas de despido disciplinario (ET art.54).
  6. La empresa es la única que dispone de la información necesaria para el manejo del sistema de negocio.
  7. Glovo se apropia de manera directa del resultado de la prestación de trabajo.
  8. La empresa abona una compensación económica al trabajador, que ella misma fija, a través de facturas que confecciona para que los repartidores muestren su conformidad y las gire de nuevo a la empresa.
  9. Los medios de producción esenciales de la actividad no son el teléfono móvil y la moto del repartidor, sino la plataforma digital de Glovo.

En atención a estos indicios el TS concluye que Glovo no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores. No se limita a prestar un servicio electrónico de intermediación consistente en poner en contacto a consumidores (los clientes) y auténticos trabajadores autónomos, sino que realiza una labor de coordinación y organización del servicio productivo. Debido a ello, el repartidor goza de una autonomía muy limitada que únicamente alcanza a cuestiones secundarias: qué medio de transporte utiliza y qué ruta sigue al realizar el reparto.

Por ello, el TS estima el recurso de casación para unificación de doctrina y declara que la relación entre el repartidor y Glovo tiene naturaleza laboral.

0
¡escriba un comentario!x
()
x
Share This