Sentencia TS | 07/07/2021

Una vez finalizado el plazo de ultraactividad sin que exista convenio de ámbito superior aplicable, siguen aplicándose las condiciones del convenio ya caducado como incorporadas a sus contratos desde el comienzo de la relación laboral, pero únicamente a los trabajadores que tuvieran contrato vigente en el momento de la pérdida de vigencia normativa del convenio, lo que no sucede con el personal jubilado.

Beneficios sociales del personal jubilado

Tras un largo período de negociaciones -con más de 49 reuniones- sin alcanzar un acuerdo para la renovación del convenio colectivo denunciado, ENDESA da por terminada totalmente su vigencia dado que había transcurrido el período de ultraactividad pactado.

En consecuencia, la empresa comunica que va a mantener las condiciones de trabajo de los contratos individuales, no así los beneficios sociales del personal pasivo que no continuarán en vigor. De este modo, el personal jubilado deja de percibir, entre otros, el suministro de energía eléctrica bonificada y la ayuda escolar.

Los sindicatos solicitan el mantenimiento de los derechos sociales que venía disfrutando el personal pasivo mediante la presentación de demanda de conflicto colectivo que la AN desestima. Los sindicatos recurren casación denunciando la infracción del art.86.3 ET .

El TS distingue entre las distintas formas de pérdida de vigencia de un convenio: si se debe a la sustitución por uno nuevo, se aplica íntegramente lo regulado en el nuevo colectivo; si se debe a la finalización de su plazo de vigencia, tras la ultraactividad pactada o prevista legalmente el convenio que finaliza su vigencia desaparece del ordenamiento jurídico.

En este último caso, y salvo pacto en contrario que aquí no existe, la pérdida de vigencia del convenio es total y se proyecta tanto sobre los trabajadores expresamente incluidos en el convenio como a los beneficiarios de alguna de sus cláusulas aunque no estén expresamente nominados en el ámbito de aplicación del convenio.

Por ello, no es admisible la tesis de que el convenio colectivo deja de estar vigente para los trabajadores incluidos en su ámbito de aplicación pero se mantiene vigente para los trabajadores jubilados y familiares.

Cuando el convenio colectivo desaparece por pérdida de vigencia sin que exista convenio que lo sustituya, se desvanece la fuente que constituía el origen de los derechos y obligaciones relativos a los derechos y beneficios de las personas que no tenían ningún tipo de vinculación con la empresa que, por tanto, también desaparecen.

Tampoco puede considerarse una condición más beneficiosa. El carácter normativo del convenio colectivo impide considerarlo como fuente de condiciones más beneficiosas puesto que no se trata de un acto de voluntad empresarial de atribuir a sus trabajadores una ventaja o un beneficio social que se incorpora al nexo causal.

Por otro lado, no puede existir condición más beneficiosa entre la empresa y, como en el caso analizado, quien ya no tiene ninguna vinculación con ella por no existir entre ellos vínculo contractual laboral.

Rechaza también el TS que se haya producido una contractualización de los beneficios sociales de los trabajadores jubilados. La doctrina del TS establece que finalizado el plazo de ultraactividad sin que exista convenio de ámbito superior aplicable, seguirán aplicándose las condiciones del convenio ya caducado no ya como condiciones normativas sino como incorporadas a su contrato desde el comienzo de la relación laboral (TS 18-5-16, EDJ 104772), pero únicamente a los trabajadores que tuvieran un contrato vigente en el momento de la pérdida de vigencia del convenio, lo que no sucede con el personal pasivo a que se refiere el caso analizado.

Tampoco considera el TS que exista por parte de los trabajadores un acto de disposición de los derechos reconocidos por convenio colectivo (ET art.3.5). Los beneficios sociales no desaparecen porque los jubilados o familiares hayan renunciado a ellos, sino porque al desaparecer el convenio que constituía su fuente, la empresa entendió que ya no estaba vigente y, por lo tanto, ya no tenía obligación de aplicarlos.

Por ello, el TS desestima los recursos de casación y confirma y declara la firmeza de la sentencia recurrida.


Fuente: Lefebvre

0
¡escriba un comentario!x
()
x
Share This